EL REINO DE LA JUSTICIA (I)

Siena aparece ante nuestros ojos como una ciudad especial, tanto por la fascinación que nos produce el simple hecho de pasear por sus antiguas calles como por todas las virtudes artísticas que exterioriza y que también esconde a simple vista. En nuestra visita al palacio de gobierno medieval, el Palazzo Pubblico, podremos contemplar -con absoluta admiración- los frescos que en el salón de los Nueve (el consejo de Gobierno compuesto por Nueve administradores) pintó Ambroggio Lorenzetti entre los años de 1338 y 1339. Los frescos ocupan tres paredes contiguas del salón y están dedicados a las alegorías del Buen y el Mal Gobierno y a sus consecuencias beneficiosas y funestas respectivamente. Estamos hablando de una verdadera obra maestra de la pintura al fresco de la primera mitad del siglo XIV, con la particularidad que, además, es una de las primeras manifestaciones de arte civil (es decir, no religioso) del panorama artístico medieval.

Palazzo Pubblico de Siena

Palazzo Pubblico de Siena

Su desarrollo visual nos enseña, con todo detalle, las propias alegorías en sí del Buen Gobierno y sus efectos tanto en la ciudad como en el campo y los mismos parámetros referidos al Mal Gobierno. El resultado es poco menos que alucinante, ya que Lorenzetti despliega toda su maestría para atraparnos sin remedio en infinitud de detalles, matices y escenas que se multiplican ante nuestra mirada inquieta. Nos da una visión auténticamente veraz de la mentalidad de la época y su adoración de las virtudes así como de la condena de los males. Valoraciones de la Justicia y la Injusticia que son válidas todavía en nuestros tiempos: luchamos por las mismas verdades y repelemos las mismas maldades, pero no aprendemos a adoptar definitivamente las primeras y a rechazar para siempre las segundas.

Los comitentes de la obra fueron los gobernantes del momento y quisieron resaltar ese aspecto civil, limitando en todo lo posible la presencia de elementos religiosos, para dar la mayor expresión a su pensamiento político. El increíble resultado es una panorámica completa de la Siena del momento, donde podemos ver su orden social, tanto en la ciudad como en el ámbito rural, y subrayando potentemente las contraposiciones entre un gobierno justo (que imparte Justicia), que vive para y por el ciudadano y la buena convivencia, y un gobierno injusto (que decide con Injusticia) y que, por tanto, se despreocupa de la comunidad, abandonándola y desamparándola provocando la degradación de esa convivencia, alentando la corrupción y propiciando la delincuencia.

En esta primera parte nos ocuparemos del Buen Gobierno y de sus consecuencias en la ciudad y en el campo. Este fresco es creado con la intención de erigirse como un emblema orgulloso de las virtudes civiles de la ciudad de Siena, celebrando la autoridad del poder siempre supeditado a un gobierno justo y sabio, donde todo el mundo debe pensar en el bien común y debe ser leal y fiel para con las leyes tanto divinas como humanas.

Ambrogio Lorenzetti nos presenta la extraordinaria alegoría del Buon Governo

Ambrogio Lorenzetti nos presenta la extraordinaria alegoría del Buon Governo

El Buen Gobierno nos aparece representado, a la derecha de la imagen anterior, como un anciano sabio que sostiene en su mano diestra un cetro, un escudo en su izquierda y luce una corona en su cabeza. Viste un manto blanco y negro, que son los colores del emblema de la ciudad de Siena. Está sentado en un trono suntuoso y, dato muy importante, apoya sus pies sobre Aschio y Senio, hijos del mismísimo cofundador de Roma -el mítico Remo-, los cuales se consideran fundadores de la ciudad de Siena. Encima de este personaje majestuoso vemos sobrevolándolo a las tres Virtudes Teologales: la Fe, con la Cruz entre sus manos, la Caridad, con una flecha en la mano derecha y un corazón ardiente en su izquierda (símbolo del Supremo Amor) y la Esperanza, que contempla el rostro de Cristo. A ambos lados del Buen Gobierno, podemos admirar las figuras de las Seis Virtudes Cívicas. Empezando por nuestra izquierda: la Paz, medio recostada sobre un montón de corazas y vestida de blanco con un ramito de olivo en su mano izquierda, la Fortaleza, completamente armada en actitud de defensa de la ciudad, la Prudencia que sostiene un cartel con la leyenda Pasado, Presente, Futuro, la Magnanimidad que en su regazo tiene una cestita con monedas de oro, la Templanza que muestra una clepsidra (un reloj de arena) y que simboliza la paciencia y la Justicia, que mantiene en sus rodillas una cabeza cortada y una corona, simbolizando que unas veces castiga y otras premia, además de empuñar una espada, signo de su implacabilidad.

Detalle del fresco donde vemos al Buon Governo en el centro y a las Virtudes Teologales y Cívicas

Detalle del fresco donde vemos al Buon Governo en el centro y a las Virtudes Teologales y Cívicas

Bajo las Virtudes de nuestra derecha podemos observar la representación de un pequeño ejército que vigila a un grupo de prisioneros. El gobierno debe ser magnánimo pero debe imponer su ley con autoridad.

A la izquierda de la imagen general de esta parte del fresco que estamos analizando, está magníficamente representada la propia personificación de la Justicia, la cual aparece entronizada y coronada. En el centro de su cabeza se equilibra la balanza de su cometido y regula el peso de los platos de la misma con las manos, a la vez que mira hacia arriba donde admiramos a la figura de la Sabiduría, simbolizando la inspiración que debe tener la misma Justicia para actuar.

La Justicia realiza su tarea con total equilibrio

La Justicia realiza su tarea con total equilibrio

En los platos de esa balanza, vemos a sendos ángeles. El de la izquierda, castiga severamente al ciudadano que delinque mientras corona al ciudadano justo. El de la derecha, se encarga de repartir equitativamente los bienes de la comunidad. Bajo el trono de la Justicia observamos sentada a la extraordinaria personificación de la Concordia que rige las decisiones de los veinticuatro Consejeros representados a su lado y que son los encargados de tomar las decisiones que aseguran el funcionamiento de esta idílica Siena. La Concordia tiene en su mano izquierda dos cordones que están atados directamente a los dos platos de la balanza de la Justicia, representando como cada ciudadano debe estar unido a su prójimo con un acuerdo igualitario de voluntad de justicia.

Y claro está, todo este despliegue de perfección gubernativa debe reflejarse inmediatamente en la vida diaria. De este modo, Lorenzetti pinta también los efectos del Buen Gobierno en la ciudad:

Próspera Siena Lorenzetti

No podemos imaginar mejor ejemplo de representación de una ciudad medieval próspera que la que Lorenzetti nos regala en este fresco absolutamente único y sugerente. Vemos la ciudad de Siena plasmada con sus torres de muralla al fondo y sus espléndidos palacios que se alzan, pegados unos a otros, para mostrarnos la riqueza y prosperidad de esa ciudad gobernada con la presencia de la Justicia. Siena se nos presenta como una ciudad con alto nivel económico y cívico, donde oficios, comercios, ocio, progreso y bienestar conforman su devenir diario.

En esta ciudad envidiable podemos disfrutar de la visión de diez jóvenes vestidas lujosamente que están danzando en la plaza principal, un cortejo elegantísimo que acompaña a una boda, artesanos y vendedores de diferentes oficios no cesan en su actividad: zapateros, bodegueros, tejedores, sirvientes, e incluso un maestro que enseña, para mostrarnos que la actividad intelectual es fundamental en las actividades ciudadanas. Al fondo asistimos en directo a la construcción de uno de esos magnificentes palacios.

Detalle de la construcción de un palacio en el fresco del Buen Gobierno de Siena

Detalle de la construcción de un palacio en el fresco del Buen Gobierno de Siena

Fantástica visión del entramado de la ciudad medieval con su ajetreada vida comercial, los zapateros a la izquierda y el maestro impartiendo lecciones a su lado

Fantástica visión del entramado de la ciudad medieval con su ajetreada vida comercial, los zapateros a la izquierda y el maestro impartiendo lecciones a su lado

Y en el campo:

Campo Siena bienestar

En el campo, los buenos efectos y resultados del Buen Gobierno, justo y sabio, no son menos halagüeños. El fresco nos ofrece un campo próspero, ordenado y eficaz. Y un dato a tener en cuenta. Es la primera vez en la historia de la pintura gótica italiana en la cual el paisaje, no es un acompañamiento de la acción, sino que es el verdadero protagonista de la misma, es el elemento principal que se nos presenta bellísimo y rebosante de buenas cosechas. Constatamos como este ideal campo está justo a las afueras de la ciudad, de este modo, comprobamos como cerca de las puertas de la misma, se desarrolla un intenso trasiego comercial. Podemos disfrutar de un ambiente agrícola completamente activo en todas sus facetas, incluso se representa la medievalísima actividad de la cetrería. Esta exhaustiva representación del campo no es nada más que un esfuerzo para equiparar la importancia del desarrollo del trabajo campesino con la realización de los oficios urbanos. Más equilibrado, civilizado e inteligente, imposible. Observamos como a la izquierda superior de este fresco rural nos aparece la alegoría de la Seguridad, alada y majestuosa, sostiene un cartel donde nos recuerda que el paso por el campo y la ciudad son libres, mientras cada uno se dedique a su ocupación sin hacer daño al prójimo. Y también nos recuerda que, si no se cumple con las leyes establecidas, podemos acabar como el ahorcado que nos muestra impertérrita…

EL GENIAL RETRATO DEL PAPA

El 15 de septiembre de 1644 es elegido papa Giovanni Battista Pamphilj, hijo de la ciudad de Roma y de una de las familias más influyentes del momento. Bajo el nombre de Inocencio X, es considerado uno de los papas más hábiles políticamente hablando, pero también uno de los mayores nepotistas que han ocupado la cátedra de San Pedro. Sin ir más lejos, es una evidencia histórica la influencia enorme que su cuñada Olimpia Maidalchini ejerció sobre todas las opiniones del pontífice. Era su consejera principal y prácticamente todas las cuestiones que Inocencio X tenía que decidir, primero pasaban por el filtro de Olimpia, provocando así el odio y el temor de la corte papal hacia su persona. En cuanto a asuntos artísticos, sabemos, por ejemplo, que fue partidario de darle más trabajo a Francesco Borromini que no a Gian Lorenzo Bernini (artistas rivales en ese momento), pero lo cierto es que su afán por embellecer Roma hizo que ejerciera un potente patronazgo de las artes. Gracias a su papel de mecenas, podemos disfrutar hoy de la remodelación extraordinaria de la Piazza Navona en la Ciudad Eterna, con la Fontana dei Quattro Fiumi o la iglesia de Sant’Agnese in Agone.

Escudo papal de Inocencio X donde vemos la paloma con la ramita de olivo, distintivo principal de su emblema

Escudo papal de Inocencio X donde vemos la paloma con la ramita de olivo, distintivo principal de su emblema

Según las crónicas de la época, el papa Inocencio X era un hombre de notable vigor, con gran capacidad de trabajo, de temperamento caliente y violento, poco agraciado físicamente y de maneras, por lo poco, ásperas. De él se escribió que era «alto de estatura, delgado, colérico, malhumorado, con la cara colorada…», que su rostro reflejaba «severidad y dureza» y que «era el más deforme que ha nacido entre los hombres»…además de considerar que tenía el aspecto de un «abogado astuto». Todas ellas apreciaciones intencionadamente ofensivas y que hoy en día tacharíamos de políticamente incorrectas. Bien, pues este papa aparentemente poco apreciado, cuenta con uno de los retratos más extraordinarios que se hayan pintado jamás:

Diego Velázquez, El papa Inocencio X, 1650, 140x120cm, Galleria Doria Pamphilj, Roma

Diego Velázquez, El papa Inocencio X, 1650, 140x120cm, Galleria Doria Pamphilj, Roma

Una de las funciones que Diego Velázquez realizaba para la corona española era la de viajar en busca de obras de arte para engrandecer las colecciones reales. En su segundo viaje a Italia, a estos efectos, está documentado el hecho de que Inocencio X posó para Velázquez en agosto de 1650 en Roma. Y de esa sesión nace el genial retrato del papa. Se ha elogiado innumerables veces la capacidad que poseía el pintor sevillano para captar, plasmar y transmitir la verdadera personalidad de los personajes que retrataba. Este es uno de los casos paradigmáticos en los que lo consigue al máximo exponente. Velázquez firma el retrato en el papel que sostiene el papa en la mano: «Alla Santa di Nro Sigre / Innocencio Xº / Per / Diego de Silva / Velázquez dela Ca / mera di S. Mta Cattca».

Detalle de la firma de Velázquez en el retrato de Inocencio X

Detalle de la firma de Velázquez en el retrato de Inocencio X

El pontífice tiene setenta y cinco años y lo vemos vestido con un alba, un birrete y una capa roja pintados de forma absolutamente sublime. El pintor escoge la forma establecida por Rafael Sanzio para el retrato de pontífices y que el artista de Urbino inaugura con el retrato del papa Julio II:

Rafael Sanzio, El papa Julio II, 1511-12, 108x80,7cm, National Gallery, Londres

Rafael Sanzio, El papa Julio II, 1511-12, 108×80,7cm, National Gallery, Londres

La textura de cada una de las telas que pinta Velázquez en el retrato, los matices infinitos de los rojos de la vestimenta, del sillón y de la cortina de fondo, más el volumen de los blancos, suman un haz de sensaciones indescriptibles…hay que disfrutarlos visualmente y dejarse seducir por cada pincelada, porque ninguna de ellas no tiene pérdida. Los tonos encarnados recuerdan la pintura veneciana de Tiziano o del Veronese y demuestran la maestría indiscutible del pintor en el manejo del cromatismo. El retrato desprende, precisamente en esa preponderancia de rojos exuberantes, la idea de poder aplastante que una figura como la de Inocencio X debe mostrar, pero la expresión del rostro traiciona esta intención para dejar paso a la inquietante personalidad del papa. Velázquez no se corta y retrata lo que ve más allá de la apariencia del pontífice. No en vano, el propio Inocencio X al ver el retrato dijo: «troppo vero», es decir: demasiado real… De hecho, el papa nos dirige su mirada y es imposible permanecer impasibles frente a ella. El mismo papa vio reflejada de tal manera su personalidad en este cuadro, que no fue de su agrado por demasiado sincero, aunque premió al pintor por su trabajo.

Detalle del rostro de Inocencio X, pintado por Velázquez

Detalle del rostro de Inocencio X, pintado por Velázquez

El retrato en seguida fue popular y dio fama justificada a Velázquez, al cual también le debió de gustar el resultado porque regresó a España con una réplica del retrato bajo el brazo. Está considerado uno de los mejores retratos de la Historia del Arte, y lo es sin lugar a dudas. No os perdáis la recreación que el pintor irlandés Francis Bacon hizo de esta obra. Desde luego, tampoco os dejará indiferentes…
En tiempo de renuncias papales, nos despedimos de Benedicto XVI, quedando en manos del camarlengo y a la espera de la fumata blanca:

El papa y San Pedro al fondo...

LÁGRIMAS DE MONTEVERDI

Vamos a situarnos a principios del siglo XVII, en una de las ciudades más bellas, únicas e insólitas del mundo: Venecia. En agosto de 1613, y después de pasar lo que nosotros denominaríamos unas oposiciones, Claudio Monteverdi es elegido, por unanimidad, maestro de capilla de la basílica de San Marco de Venecia. Desde 1590 y hasta 1612, el compositor había estado al servicio de los Gonzaga en la corte de Mantua. Una relación profesional llena de desacuerdos y de fricciones, las cuales no afectaron en lo más mínimo, ni la inmensa y extraordinaria producción musical de esos años, ni la calidad indiscutible de la misma. Lo cierto, y las cartas personales escritas por el propio Monteverdi nos lo certifican, es que en Venecia es feliz. Puede trabajar serenamente, componer a su ritmo y ser pagado regularmente, además de tener a sus órdenes a un ayudante con el cargo de vicemaestro, a dos organistas, a más de treinta cantores y a más de veinte instrumentistas de cuerda y viento, lo que supone un número de músicos profesionales absolutamente elevado para las formaciones de la época.

Monteverdi, Sestina, 1614, Sexto Libro de Madrigales

Claudio Monteverdi según un retrato de Bernardo Strozzi realizado en 1640

Es en 1614, en este favorable ambiente, y cuando Monteverdi tiene cuarenta y siete años, cuando publica su Sexto Libro de Madrigales. Pongámonos en antecedentes. El madrigal será el tipo de composición poético-musical escogida mayoritariamente para dar rienda suelta a la música vocal profana del momento. Surge del interés, a finales del Renacimiento, por recuperar la importancia y el entendimiento del texto que se canta, frente a la complejidad de la polifonía renacentista, donde la música es la protagonista, en detrimento de la palabra. El origen del madrigal en Italia viene dado por composiciones como las frottole (de moda desde finales del siglo XV hasta mediados del XVI), es decir, canciones estróficas donde voces e instrumentos suenan a la par, con armonías sencillas, en las que aquello que se dice es lo interesante. No obstante, esta simplicidad se verá superada rápidamente, sobre todo si tenemos en cuenta que el madrigal se cultivará en ámbitos cultos, refinados, y de una intelectualidad al alcance de pocos. Por este motivo, estos pensadores humanistas irán más allá en la búsqueda de la pureza de la palabra y recurrirán a las tragedias griegas antiguas donde el texto era lo fundamental aunque fuera recitado con música. El madrigal necesitará entonces una forma mucho más rica e interesante que la de la frottola. Habitualmente será escrito a cinco voces cantadas, con la posibilidad de ser dobladas, o no, por instrumentos, a elección de los intérpretes.

Monteverdi, madrigales, Sexto Libro

Portada de la publicación en Venecia del Sexto Libro de Madrigales de Monteverdi

Y utilizará poesía no basada en una estructura de innumerables estrofas, sino en formas poéticas más breves y concentradas, como los sonetos, las octavas, etc., de manera que si una poesía, por ejemplo, se compone de cuatro partes, cada una de ellas será un madrigal. Añadiremos a todo esto el hecho de que Monteverdi escoge poesías de primer nivel. Desde Petrarca y Boccaccio hasta los mejores poetas contemporáneos como son Rinuccini, Guarini o Tasso, entre otros. Una suma de excelencias que procurará a nuestros oídos una música que mueve directamente las pasiones del alma.

Es a este llamamiento directo de los sentimientos al que apelamos cuando dirigimos nuestra atención a una de las obras que contiene el citado Sexto Libro de Madrigales. Se trata de la Sestina, subtitulada: Lagrime d’amante al sepolcro dell’amata (Lágrimas del amante sobre el sepulcro de su amada). La constatación de que el libro se publicara en 1614 no quiere decir que sus composiciones fuesen de ese año.

Es el caso de la Sestina, elaborada seguramente en 1608, cuando el compositor todavía trabajaba en Mantua. Es en febrero de ese año cuando ocurre una desgracia inesperada en la corte del duque Vincenzo Gonzaga. La joven y competentísima cantante romana Caterina Martinelli, también al servicio de la corte mantuana, enferma y fallece. La muerte de Caterina, muy apreciada por el duque Vincenzo y por Monteverdi -ya que probablemente tomó clases de canto con la esposa del compositor-, entristece enormemente a todo su entorno. El duque encarga al poeta Scipione Agnelli los versos de la Sestina y a Monteverdi su puesta en música.

Monteverdi, notación, facsímil

Partitura de una Salve Regina de Monteverdi, donde vemos la notación musical del siglo XVII y la misma pieza en notación musical de nuestros días

Llamamos Sestina a la composición, precisamente porque consta de seis partes que a su vez están constituidas por seis versos cada una de ellas, más un breve epílogo de tres versos. La temática y la dedicación de estas poesías nos la podemos imaginar: dolor, desesperación, impotencia, desgarro, tristeza extrema ante lo que ya no tiene marcha atrás: la muerte de la persona amada. Glauco, nuestro pastor enamorado, llora y se lamenta sobre la tumba de Corinna, el amor de su vida que yace en un frío sepulcro. Monteverdi es capaz de mostrarnos, con su talento, tal sentimiento, tal fuerza y tal dimensión de la tristeza hecha música que no puedo explicaros con palabras todo lo que llega a transmitir. Debéis escuchar la obra para comprender y dejaros llevar por los contrastes anímicos, viscerales y sublimes que ahondan de manera magistral en el sentimiento de cada uno de nosotros. Veréis en la Sestina, el naturalismo de Caravaggio, el cromatismo de Rubens, la perfección de las formas de Bernini… Experimentaréis el amor explicado musicalmente. Y si sois cantantes y alguna vez tenéis la oportunidad de interpretarla, notaréis como el dolor transformado en materia sonora fluye sin remedio por vuestras venas.

Podemos entender todavía mejor esta composición fuera de lo común si pensamos que Monteverdi la escribe para esta joven malograda, pero, según mi opinión, pensando y sintiendo otra muerte: a finales de septiembre de 1607 muere su esposa. Su amada esposa. Nos consta que el compositor estaba muy enamorado de ella y que jamás se recuperó de su falta. Escuchando, sintiendo, viviendo el universo musical completamente adaptado a las palabras que Monteverdi nos ofrece en la Sestina, creo que no nos equivocamos si pensamos que estamos llorando su pérdida con él.

Darà la notte il sol lume alla terra,

splenderà Cintia il di, prima che Glauco

di baciar, d’honorar lasci quel seno

che fu nido d’Amor, che dura tomba preme.

(Dará la noche el sol y la luz a la tierra,

resplandecerá Cintia (la Luna) en el día, antes que Glauco

deje de besar y de honrar ese seno

que fue nido de su Amor, y que la dura tumba aplasta.)

Sólo con leer estos conmovedores versos de la Sestina podemos figurarnos su increíble belleza total. Una recomendación: escuchad la versión del grupo Concerto Italiano publicada por Opus 111 en 1992.

 

LA CELDA DE PEDRALBES

Apartada del centro de la ciudad, en la zona alta de Barcelona, se ubica una joya muy especial: el monasterio de Pedralbes. Su austeridad arquitectónica exterior, nada tiene que ver con la riqueza de obras de arte que alberga entre sus muros. El nombre Pedralbes, proviene de la suma de dos términos piedra y blanca, en referencia a la palidez de las piedras con las que fue construido, originarias de la zona.

Pedralbes: monasterio, clarisas, celda

Claustro e iglesia del monasterio de Pedralbes

Su creación tiene origen en una fundación real. Jaime II el Justo y Elisenda de Montcada son los artífices de la misma, en el año 1326. La orden religiosa encargada de dar vida al monasterio fueron las Clarisas. Evidentemente, al tener la fundación una génesis real, las monjas de la comunidad eran básicamente hijas de nobles, lo que facilitó al monasterio contar con grandes dotes y generosas posibilidades económicas, sobre todo si tenemos en cuenta que la propia reina Elisenda hizo de Pedralbes su lugar de retiro y decidió enterrarse allí.

Enfocamos nuestra mirada al claustro. Un magnífica obra arquitectónica de tres pisos que por sí sola ya vale la visita. Si además le añadimos que encierra nuestro sorprendente objetivo, tenemos la combinación perfecta. Efectivamente, es una de las dependencias del claustro lo que atrae especialmente nuestra atención. Se trata de una celda de oración. Pero como podemos imaginarnos, no es una celda cualquiera. Hablamos del espacio privado de oración que encargó la abadesa Francesca Saportella: la capilla de Sant Miquel, decorada totalmente con frescos de uno de los pintores con más personalidad del siglo XIV, es decir, Ferrer Bassa. Las pinturas fueron encomendadas en 1346, cuando el monasterio todavía estaba en construcción.

Ferrer Bassa: Pedralbes, capilla de Sant Miquel

Interior de la capilla de Sant Miquel donde podemos apreciar las impactantes pinturas del maestro Ferrer Bassa

Ferrer Bassa traslada a este pequeño espacio barcelonés el estilo italianizante que imperaba en la pintura gótica del momento, pero con una particularidad muy concreta y extraordinaria. El maestro Bassa seguramente fue discípulo nada más y nada menos que del gran Giotto, y esa huella memorable la podemos disfrutar contemplando estos inauditos frescos. Ferrer Bassa aprende del maestro italiano el gusto por la coloración, la volumetría escultórica, la necesaria expresividad y dinamismo de las figuras para dar veracidad a lo que se narra con imágenes y los rasgos en los rostros de los personajes: sus ojos rasgados, sus líneas expresivas, sus gestos de emoción humana. Todo pasado por el rasero y el carácter de nuestro pintor, con un resultado refinado, fuertemente personal y altamente conmovedor.

Ferrer Bassa, capilla Sant Miquel, Prendimiento

Aquí podemos ver los rasgos giottescos pasados por el pincel de Bassa, los cuales confieren a las figuras una expresividad completamente única

Sumamos a todas estas singularidades, el hecho de que tenemos el contrato del encargo. No es nada habitual poseer este tipo de documentos. Muchas veces se han perdido en incendios, destrozos, malas gestiones o vicisitudes varias. Estamos hablando de un contrato del siglo XIV. Que se haya conservado hasta nuestros días es toda una proeza, ya que en muchas ocasiones conservamos el contrato, pero no la obra de arte y la mayoría de las veces, podemos contemplar la obra, pero sin la documentación que la acredita y no sabemos por supuesto ni quién la pintó y mucho menos quién la encargó. En este caso, gozamos de los dos elementos. Podemos leer en el contrato que la abadesa se compromete a pagar a Ferrer Bassa doscientos cincuenta sueldos por el trabajo más la comida de él y de sus ayudantes, pagando por adelantado cien sueldos de lo acordado y los ciento cincuenta restantes al finalizar las pinturas.

El maestro Bassa proyecta el ciclo de frescos de la capilla, no al azar, sino pensando muy bien qué quiere representar y cómo quiere hacerlo. De este modo, escoge escenas de la Pasión de Cristo, los Gozos de la Virgen y diferentes figuras de santos, todas inspiradas en las devociones franciscanas. No olvidemos que es un monasterio de Clarisas.

Ferrer Bassa, capilla Sant Miquel

Escena de la Oración en el Huerto y Prendimiento en capilla de Sant Miquel. Observemos el dinamismo y la volumetría de las figuras

La reciente restauración de los frescos ha hecho posible conocer la técnica utilizada por el maestro. Se ha constatado que realizó el trabajo sirviéndose de una técnica mixta de pintura al fresco en la mayoría de zonas de la capilla, completada en otras muchas partes por pintura al seco. Esta pintura al seco vendría a dar el toque final de color -en algunas zonas- a la base de pintura al fresco aplicada anteriormente.

Ferrer Bassa, a parte del particular estilo citado, aporta a las pinturas de Pedralbes innovaciones técnicas de vanguardia adquiridas en su aprendizaje italiano. Así, en el estudio minucioso de los frescos podemos ver como se sirve del spolvero para las cenefas y estrellas del techo y de las giornate para la consecución de los mismos. El spolvero consiste en dibujar sobre un cartón preparatorio, a tamaño real, el contorno de aquello que queremos representar. Con un punzón, se hacen agujeros a lo largo de todo este contorno, se apoya el cartón en la superficie donde queremos trasladar el dibujo, y con un carboncillo se pintan los puntos agujereados de tal manera que el contorno agujereado queda marcado en la pared. Ya tenemos nuestro dibujo marcado para ser pintado.

Ferrer Bassa, capella Sant Miquel, cenefa

Cenefa de la capilla donde vemos las marcas de los puntos agujereados en la técnica del spolvero

Las giornate son las pequeñas porciones de superficie preparada para pintar al fresco que el pintor sistematiza para poder aplicar la pintura correctamente. Lo nuevo que Ferrer Bassa importa de su estancia italiana en referencia a las giornate, es que éstas se adaptan completamente a la composición, de tal manera que prepara muchas superficies pequeñas para poder pintar con mucha precisión cada escena representada, como si fuera un puzzle que se va construyendo día a día. Todo un mundo fascinante.

Sin duda, no debemos pasar por Barcelona sin darnos el placer de visitar el monasterio de Pedralbes. No podemos dejar de adentrarnos en un espacio donde parece que el tiempo se detuvo hace setecientos años y perdernos una obra maestra de este calibre…